LAS BARRITAS Y LOS GELES TAMBIEN SON SUPLEMENTOS


Cuando oímos hablar de suplementación deportiva lo primero que se nos viene a la cabeza son lo típicos botes enormes de polvos y un culturista más fuerte que el acero de hacer los barcos rompehielos del ártico. Pues bien, los geles y barritas que utilizamos para la alimentación durante carreras y entrenos también son suplementos.
Es muy normal que, a lo largo de una temporada, para la gente que hace cualquier deporte de resistencia y entrena o compite en pruebas de más de una hora de duración algún día quede grabado a fuego en la memoria por una buena pájara o por unos calambres que te ponen algún músculo a la altura de la chepa. Los calambres pueden deberse básicamente a dos factores importantes; un problema mecánico o de estrés muscular (que mis compañeros fisios os podrán explicar mejor que yo) o a un problema de falta de sodio. Por otra parte, la pájara normalmente suele ser porque hemos fusilado las reservas de glucógeno que teníamos y empieza ese bajón y esos sudores fríos. No os preocupéis si os da una pájara, tan fácil como sentarse 5-10 minutos y en un rato el propio cuerpo buscará combustible para que podáis seguir, seguramente no compitiendo o entrenando, pero sí que podréis caminar.
Para evitar esos bajones y tener suficiente energía durante un entreno largo o en una competición de larga distancia tenemos 2 formatos de suplementos sobre los que hoy os voy a hablar un poco.
Las barritas suelen estar compuestas por cereales, fruta desecada y pulpa de fruta con las que forman planchas y después se cortan en formas de barritas. Los pesos suelen oscilar entre los 25 y los 100 g de peso por barrita. Son cómodas y como cada marca suele tener variedad, la clave es probar la tolerancia digestiva que tenemos a ellas y después los sabores que a cada uno nos gusten.
Los geles quizás sean más desconocidos, a diferencia de las barritas son fluidos y viscosos al tener un mayor contenido en agua por esto hace que sean más fáciles de tragar y tengan una digestión y absorción más rápida. Los ingredientes principales a la hora de buscar un gel son los hidratos de carbono que nos aportan, suelen traer glucosa, sacarosa, maltodextrina, isomaltulosa y fructosa. Normalmente estas vienen en una proporción determinada ya que unos se absorben más rápido y otros de manera más paulatina, aportando la energía de forma sostenida durante más tiempo. Jugando con esto, las marcas de suplementación crean diferentes geles para absorciones más rápidas o lentas y además en ocasiones añaden cafeína, sales, vitaminas o aminoácidos ramificados (bcaa) para poder jugar con el marketing. El contenido estándar de hidratos de carbono en estos geles suele ser de 25 g por gel frente a los 15-20 g de hidratos que suelen tener las barritas.
Los primeros geles que salieron eran espesos y lo más normal era que se te pegasen al paladar y necesitases agua para poder tragarlos, hoy en día ya tienen versiones hydro que tienen un mayor contenido en agua y se pueden tragar directamente del envase. A raíz de las nuevas prácticas en alimentación durante competiciones casi todas las marcas están lanzando geles de 50-80 g de hidratos por gel para poder tener un aporte mayor.
En la práctica real, lo ideal es llegar a los aportes óptimos de hidratos de carbono y en un entreno o competición de varias horas hay 3 premisas importantes.
  • No hagas pruebas ese día, entrena y prueba todo lo que vayas a hacer ese día.
  • Busca las mejores opciones para llegar a los aportes de hidratos recomendado.
  • Busca los sabores y texturas que más te gusten, esto no va de solo geles o solo barritas, se pueden combinar perfectamente lo que hará que cambien sabores y texturas y no te canses y por ello evites comer (es uno de los grandes errores).

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados